E Entrevistas

Ricardo Íniguez, entrenador del UPV Maristas FS

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entrevista realizada en septiembre de 2010

Apecva | Entrenador Nacional de Fútbol Sala

 

Íñiguez: "Apuesto por el autocontrol emocional"

 

Ricardo Íñiguez Calabuig es Técnico Deportivo Superior, Entrenador Nacional (nivel III) de Fútbol Sala. Con sus 31 años cumplidos, ya lleva más de diez como técnico en distintos equipos de fútbol sala cosechando numerosos éxitos a lo largo de su ya fructífera carrera dentro de este
 deporte. Empezó a destacar como entrenador de juveniles, con los que fue Campeón de Liga Nacional y de Copa Juvenil con el UPV Maristas Valencia o los éxitos con el Juvenil del Alboraya también en esta categoría (campeón de Copa y Segundo y Tercer clasificado de liga entre otros logros). Dentro de las Selecciones Valencianas de Fútbol Sala ha sido coordinador de todas las selecciones en varias ocasiones y seleccionador en prácticamente  todas las categorías, incluida la absoluta. Sus mayores logros como entrenador de fútbol sala los ha conseguido con el primer equipo del UPV Maristas en la División de Plata del Fútbol Sala Nacional. En sus cuatro años al frente de este equipo se ha consolidado como uno de los técnicos más valorados y con mayor proyección en el panorama del fútbol sala nacional, dirigiendo al conjunto que, en las dos últimas temporadas disputó la fase de ascenso a la Liga Nacional de Fútbol Sala, quedándose a un paso de lograr el tan ansiado ascenso en este último curso. En la 2010-2011, su quinta consecutiva al frente del equipo universitario, lidera el proyecto cuyo grupo de trabajo que, por trabajo, calidad e ilusión, debe de situar otra vez al UPV Maristas Valencia dentro de los aspirantes al ascenso a la máxima categoría del Fútbol Sala Nacional.

APECVA: Ricardo, llevas toda la vida “pensando” en el fútbol sala. Para ti, ¿cuáles son los aspectos psicológicos que consideras fundamentales en el fútbol sala?

R. Íñiguez: El aspecto más importante es la motivación, esta puede venir de diferentes fuentes de inspiración. El encontrarte con un grupo de trabajo que crea en lo que tú haces y tú en ellos es fundamental. Hay que buscar objetivos y motivaciones semanales, donde el trabajo y el sacrificio sean las bases del día a día. Si disfrutas de lo que haces es más fácil llegar a los objetivos marcados.

 

APECVA: Y para el entrenador, ¿qué habilidades psicológicas debe de poseer para poder hacer bien su trabajo como técnico/director de equipo?

R. Íñiguez: Yo apuesto por el autocontrol emocional, no tomar decisiones importantes en caliente, buscar el equilibrio tanto en partidos como entrenamientos.

Un entrenador ha de tenerlo todo controlado. Si su nivel de estrés es alto, su motivación excesiva o escasa, puede provocar que no estés al 100% de cara a tomar una buena decisión en partido. Por mucho que el público, jugadores propios, jugadores rivales o árbitros busquen desestabilizarte, el entrenador tiene que tener claro lo que es el autocontrol emocional. Opino que la diferencia entre el bueno y el muy bueno es saber dominar situaciones que ocurren en decimas de segundo.

 

APECVA: ¿Qué estrategias psicológicas utilizas en tu día a día como técnico?

R. Íñiguez: Buscar que el grupo persiga un objetivo claro, el cual es el rival del próximo partido. Si todos trabajamos en la misma dirección podremos sacar cualquier objetivo adelante. Además, no hay que obviar que se tiene que reforzar el trabajo con la gente cuyo rol dentro del grupo es más complicado de cara a la siguiente batalla. Todos somos útiles e importantes dentro del grupo, no es lo mismo que el que te abre la puerta del pabellón te reciba con una sonrisa o que te reciba encabronado. Ante situaciones adversas, siempre hay que dar la cara y escuchar a todas las partes para luego tomar una decisión.

Es importante conocer qué factores extradeportivos pueden estar afectando a los jugadores y en qué momento anímico se encuentra el grupo y en función de eso se pueden emplear unas estrategias u otras, hay que tener muy en cuenta que el deporte como en la vida es un estado de ánimo.

 

APECVA: El entrenador de fútbol sala es no sólo un buen conocedor del deporte y el que dirige, junto con un equipo técnico las sesiones de entrenamiento, sino también es un gestor de personas. ¿Cuáles son los aspectos que consideras fundamentales para gestionar esos recursos humanos (ya sean jugadores, miembros del cuerpo técnico…)?

R. Íñiguez: El compromiso y el grado de implicación que tengan todos sus componentes, hay que tirarle muchas horas de trabajo para que el engranaje de la maquina funcione correctamente. La gestión del grupo deber tener los recursos necesarios para saber afrontar las diferentes circunstancias que surjan mientras se dirige el grupo- Un buen gestor de vestuario no debe ahogarse en un vaso de agua y siempre debe tener la valentía suficiente para afrontar los problemas y buscar las soluciones. Cuanto mayor sea la formación personal y multidisciplinar del entrenador mayores serán sus recursos a la hora de realizar su trabajo como técnico   

 

APECVA: Hablando de la figura del psicólogo del deporte en el fútbol sala, ¿qué crees que puede aportar en este deporte?

R. Íñiguez: Debe de ser una parte importante dentro de un cuerpo técnico, no solo para los jugadores si no para el propio entrenador. Como en todo deporte de equipo la figura del psicólogo debe estar encaminada, por un lado, a trabajar todos los aspectos psicológicos relacionados con la motivación y por otro, a trabajar el entorno fomentando la cohesión del grupo. Como ejemplo de su importancia, yo de manera particular y gracias al trabajo de un psicólogo deportivo, he aprendido a desconectar después de los partidos y tener el descanso mental de cara a la siguiente semana. 

 

APECVA: Y qué papel, qué función, de qué manera crees que debe de ser la mejor respecto a la forma de comportarse del psicólogo del deporte en un club o un equipo de fútbol sala?

R. Íñiguez: La función del psicólogo podría desarrollarse con sesiones de  programadas dentro del plan de trabajo mensual y en función de las necesidades que se vayan observando en el grupo, y que trabajen sobre los aspectos mencionados anteriormente.

APECVA: En los entrenamientos, ¿crees que existen elementos del propio entrenamiento que se pueden manejar para trabajar aspectos psicológicos?

R. Íñiguez: Fundamentalmente el aspecto de la competición, buscar situaciones reales marcadas por el tiempo y la diferencia de goles, analizar la actitud de cada jugador, la reacción del jugador ante la situación marcada, si se esconde, si toma responsabilidades, por lo tanto considero que el trabajo de un psicólogo deportivo es compleja y a la vez muy útil con lo cual el incluir el matiz competitivo a cada uno de los ejercicios que se realicen en la sesión puede conseguir un análisis con unas conclusiones muy interesantes, que los equipos que en su cuerpo técnico tienen un psicólogo deportivo, tienen ventaja sobre los que no la tienen, y en alta competición se gana por las pequeñas cosas porque las diferencias son mínimas.

 

APECVA: ¿Nos puedes poner un ejemplo de alguna estrategia psicológica que utilizas o has utilizado en algún momento de tu carrera deportiva?

R. Íñiguez: Podemos de hablar de muchas cosas que salen de lo puramente deportivo y que afectan a los aspectos psicológicos y de trabajo de grupo. Como por ejemplo citar a los jugadores, un rato antes para tomar café antes de la hora de convocatoria de los partidos, el que estén obligados a cambiarse y ducharse juntos, ponerles películas en los viajes que busquen inspirar y motivar.

APECVA: Has sido entrenador tanto de la base como de equipos profesionales, ¿qué diferencias psicológicas fundamentales encuentras tú respecto a los equipos de base y a los semi-profesionales o profesionales?

R. Íñiguez: Fundamentalmente que los jugadores adultos ya vienen con unas ideas preconcebidas y unas actitudes aprendidas con las que en muchos casos hay que lidiar, en la base formamos primeramente personas y hábitos deportivos, conforme van subiendo de categoría su disciplina táctica aumenta, para que su adaptación al primer equipo sea lo más llevadera posible. Los tiempos van cambiando, no son los mismos jugadores los nacidos en el 1979 que en el 1989, por lo tanto los entrenadores tenemos que darnos cuenta de sus preocupaciones, de su entorno, de sus prioridades y a partir de ahí motivarles para que jueguen y disfruten de nuestro deporte.

APECVA: ¿Cuáles son las necesidades psicológicas de los deportistas de base? ¿Qué estrategias crees tú que son útiles para desarrollar estos aspectos?

R. Íñiguez: Hay que fomentar la voluntad y la capacidad de sacrificio que son cosas que hoy día se están perdiendo y que son fundamentales en el deporte. Hay que hacer ver a los jóvenes que esto es básico para poder realizar un deporte de equipo, que sin trabajo no hay posibilidad de mejorar y que la capacidad de trabajo depende mucho del sacrificio y la voluntad. La autoconfianza y la autoestima son otros aspectos psicológico que se debe trabajar mucho con los jóvenes. El entrenador de base debe asumir que tiene que desempeñar una función educativa por encima de todo, el entrenador de base es un modelo para los deportistas que muchas veces tienden a imitarle.

APECVA: Ricardo, muchas gracias por tu colaboración. Te deseamos lo mejor en tu desarrollo profesional.

 

 Entrevista realizada por David Peris Delcampo para www.apecva.com en septiembre de 2010

 

A.P.E.C.V.A. Associació de Psicologia de l'Esport de la Comunitat Valenciana

(+34) 609 126 807

Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si continúa en esta web asumiremos que está de acuerdo.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto